Testimonios

Agresividad

Recuerdo que ya desde niña el enojo se apoderaba de mí. Mi madre me contó que en una ocasión, ella me tenía en su brazos y yo le di una bofetada a causa del enojo que sentía por haber dejado la casa de la abuela y vivir un lugar que no me gustaba, tendría tres años.

[Continuar leyendo]


Amargura

Desde que tengo uso de razón experimenté cierta sensación de inconformidad con todo lo que me rodeaba. No me agradaban mis padres, mi casa, las escuelas a la que asistía; simplemente detestaba mi vida y deseaba no haber nacido.

[Continuar leyendo]


Angustia

Recuerdo cuando llegué al Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos, con un dolor infinito que provenía de no sé dónde, llena de angustia, ansiedad y miedo; lloraba todo el día sin saber cuál era el motivo de mi llanto.

[Continuar leyendo]


Baja autoestima

Llegué a esta agrupación a causa de una fuerte depresión, sentía que no valía nada y que lo mejor era ya no seguir viviendo. Me encontraba muy decepcionada de mí; sentía tener la obligación de saber más, de no dar oportunidad a los demás de humillarme con sus conocimientos.

[Continuar leyendo]


Celos

Llegué al Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos porque mi novio me había sido infiel y yo sentía obsesión por buscar a la mujer, investigar todo sobre ella y vengarme de los dos.

[Continuar leyendo]


Celos y depresión

Yo llegue al grupo muy deprimida, con mucha angustia miedo y ansiedad, no tenía deseos de hacer nada, veía la vida monótona y aburrida. Me sentía insegura de mi misma, que no valía nada en especial por ser una persona con una discapacidad visual, sentí que cualquier mujer era mejor que yo, por el simple hecho de estar sana.

[Continuar leyendo]


Cutting

De las etapas de mi vida, considero que la más difícil fue la adolescencia aunado a que los problemas en mi casa se agudizaron pues el alcoholismo de mi padre aumentó, mi hermano entró a las drogas y mi madre padecía depresión que trataba de mitigar con alcohol.

[Continuar leyendo]


Dependencia a la madre

Cuando llegué al Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos, no sabía que dependía de las personas. En apariencia hacía lo que quería, pero cuando empecé a escuchar a los compañeros me di cuenta de que desde niña me preocupaba mucho lo que mi mamá pensara y dijera de mí; trataba de comportarme de manera que a ella le agradara, a pesar que no me lo pedía.

[Continuar leyendo]


Depresión

En el tiempo en que pedí ayuda emocional me sentía muy cansada, no podía levantarme temprano ni trabajar; sentía una total ausencia de fuerzas para luchar. Me costaba mucho trabajo caminar; aunque siempre he sido ligera, sentía como si pesara mucho, como si mi cuerpo no obedeciera las órdenes de mi cerebro.

[Continuar leyendo]


Depresión

Cuando conocí el Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos tenía cuatro años de estar encerrada en mi casa. Me sentía deprimida, triste, sin fuerza y con muchos deseos de dormir.

[Continuar leyendo]


Devaluación

Llegué al Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos a causa de una fuerte depresión, porque sentía que no valía nada y que lo mejor era ya no seguir viviendo.

[Continuar leyendo]


Dolores físicos

Cuando llegué al Movimiento Buena Voluntad 24 Horas de Neuróticos Anónimos estaba sufriendo mucho, pero no me daba cuenta. Pensaba que mi depresión y los dolores que sentía eran normales.

[Continuar leyendo]


Experiencia alcohol

Tenía 15 años cuando me embriagué por primera vez, ya siendo novia del padre de mis hijos. Comencé así una vida en la cual con cada borrachera salía a relucir todo lo que traía cargando en mi alma dolorida y angustiada, llena de vacíos y carencias.

[Continuar leyendo]


Experiencia hijos

Yo llegue al grupo llena de miedos, a salir a la calle, a las enfermedades, al clima a, a la noche, al día, a los hombres, a los carros, a andar sola en la calle, sentía pánico de repente de lo que en un futuro les sucedería a mis hijas quizás su destino era que se las robaran se murieran en un accidente, o a mi pareja, terror al pensar en un futuro sin dinero , pensaba que a mi pareja le iba a suceder algún accidente rumbo a su trabajo o en el mismo.

[Continuar leyendo]


Experiencia trabajo

Estudié una carrera que mi familia me dijo era buena, en la que iba a triunfar e iba a tener dinero, lo cual pensaba que era el objetivo cuando se es adulto, tener cosas materiales. Los primeros semestres sufría en silencio por que me sentía insegura de la carrera que había escogido, pensaba que no iba a lograr terminar y no la podía dejar o cambiarme por que ya se había gastado tiempo y dinero y no tenía idea de que otra cosa estudiar.

[Continuar leyendo]


Inconforme con la vida

Desde que tengo uso de razón experimenté cierta sensación de inconformidad con todo lo que me rodeaba. No me agradaban mis padres, mi casa, las escuelas a la que asistía; simplemente detestaba mi vida y deseaba no haber nacido.

[Continuar leyendo]


Promiscuidad

Recuerdo cuando era niña haber deseado que llegara a mi vida el hombre ideal. Ese buen hombre que sintiera un gran amor por mí, que me diera respeto, que me considerara la persona más importante e interesante, que no pudiera disfrutar la presencia de nadie más.

[Continuar leyendo]


¿Qué me ha brindado la terapia?

Recuerdo cuando simplemente el cruzar la calle representaba un reto. Eran tantas las cosas que atravesaban por mi mente. Que si la gente me observaba, que si les provocaba rechazo, que si me veía ridículo, que si mi aspecto era indescifrable.

[Continuar leyendo]


Somatizaciones

Siempre fui una persona que ha manifestado malestares físicos en respuesta a mi estado emocional. Desde la infancia sentí miedo a la gente, angustia a la asistir a la escuela, ansiedad al estar en mi casa y al salir a la calle.

[Continuar leyendo]